Hemodialisis y algo más…

octubre 8, 2007

Dialisis en Buenos Aires

Archivado en: Dialisis — betoreyna @ 5:33 pm

El día sábado me dializé por vez primera en Buenos Aires. Fui al centro FMC de calle Mansilla 3921, enfrente del Hospital de niños “Ricardo Gutierrez”. Esa debe ser la zona que más conozco de Buenos Aires. Me hizo acordar cuando era chico. Estuve internado allí en 1.976 cuando me dijeron que iba a entrar en diálisis e iba derecho a un trasplante renal. Además seguí tratándome en ese Hospital hasta entrado a mi adolescencia.

El sitio era realmente enorme. Muchos sillones y separados de a grupo de ocho personas. Tenía a dos técnicas, Pamela y Maysa (creo que se escribe así, la primera vez que escuchaba ese nombre).

Fueron muy atentas conmigo. En general vi que todo el mundo es más callado. No se hacen los comentarios y bromas que hacemos recurrentemente aquí. Lo noté algo más frío. Las técnicas se “engancharon” a hablar conmigo e incluso me preguntaron si todos los pacientes éramos así o había “cascarrabias”. Yo les dije que en general éramos así en mi sala de diálisis, que casi no había “cascarrabias”. Creo haber dejado una buena imagen, la gente de Buenos Aires es más fría y no se engancha a hablar como nosotros. Creo que vivimos dos realidades distintas.

Lo que me impresionó fue la camilla que era a “control remoto” uno podía subir o bajar los pies y el respaldo. Lo que no sabía es que cada uno se traía los auriculares. Así que vi el partido de Tigre, pero sin escuchar los comentarios. Como siempre me llevé el Clarin para leer, que además tiene mucho más suplementos que el que llega al interior.

Un médico ecuatoriano vino y me tomó todos los datos y me pidió que le relatara brevemente todo lo que me había sucedido. Estuve como una hora relatando los pormenores de mi enfermedad (¡y eso que fui breve!).

Además de tener “otras costumbres”. Como había comido con sal (siempre pasa eso cuando te vas de viaje y tenés que comer en restaurantes) me dieron calambres, cosa que hacía mucho que no tenia. Acá usualmente te pasan 200 cc de solución fisiológica, pero allá cortan la ultrafiltración, hasta que se pase el calambre. Luego de que se te pasa, depende del tiempo (digamos 15 minutos) y vuelven a conectar la ultrafiltración y además te descuentan unos 100 gramos de extracción de peso.

Esto es mucho más efectivo que lo que hacen acá. Y me explicaba la técnica que por ahí no tiene mucho sentido ponerte solución fisiológica porque pasa por el filtro y es “dializado”. Por ahí si me dió un calambre fuerte y aparte de suspenderme la ultrafiltración, también me pasaron 100cc de solución fisiológica.

Luego vi que al desconectar, ya le ponen la gasa y le aprietan bien fuera con tela adhesiva. Acá tenemos que tenernos por diez minutos, luego se verifica que no sangra y te ponen la tela adhesiva, en general “flojita”, yo siempre prefiero que sea ajustada para que no me chorree sangr (y encima sale con mucha presión porque es sangre que viene directamente de la arteria). Vi que son un poco “fiacas” para tenerse. Hubo una señora que sangró tres veces y fue por no tenerse bien, así que le pusieron una “cinta verde” o algo así. Es un dispositivo de plástico con agujeros (como una malla de reloj) que se ajusta bien y se calza y eso sostiene la gasa por un tiempo hasta que se forma el coágulo. Al toque lo sacaban y lo llevaban. Acá hay que esperar que nos juntemos tres o cuatro para que te lleven. Otra cosa que me pareció práctica.

Luego de la diálisis me quedé hablando con Maysa, una de las técnicas. Le conté que estaba tomando Renagel 800mg, seis veces por día y ella me dijo que estaba en un protocolo de prueba de Cinacalcet, un nuevo medicamento. En Estados Unidos ya se comercializa con el nombre de Sensipar desde el año 2004. Pero acá tiene que pasar la prueba de protocolo para poder ser posteriormente comercializado. La prueba es tomando a cierta cantidad de pacientes, la mitad se medica con Cinacalcet y la otra mitad con placebo. Nadie sabe quien toma placebo y quien Cinacalcet, pero me decía esta técnica que luego de un corto período era fácil saberlo porque era sorprendente la recuperación en la cantidad de fósforo y calcio y la forma en que bajaba la segregación de PTH (Paratohormona).

Espero que ese medicamento esté disponible en pocos años en Argentina, con ese medicamento los enfermos renales podrán tener una mejor calidad de vida.

Fue muy interesante la diálisis en Buenos Aires, aprendí mucho e incluso estuve escuchando una disertación de uno de los médicos de como algunos pacientes dejan de segregar eritropoyetina porque el cuerpo “se acostumbra” aparentemente a recibirla. Gracias a Dios a mi me inyectan muy poca eritropoyetina, pero el habló de un tratamiento que se hacia para estimular justamente el desarrollo de esta importante hormona.

Tres médicos me atendieron ese día. Y eso que era sábado. Acá hay veces que hay que esperar que venga el único médico que nos atiende.

Muy conforme con el centro en Buenos Aires. Lástima que no pude conseguir para el Hospital Alemán, ya que no había puestos libres (o bien no querían que yo fuera para evitarse más trabajo).

About these ads

4 comentarios »

  1. Hola, Beto, ¿cómo estás tanto tiempo? No había leído in extenso este post por falta de tiempo. Está bueno cómo lo relataste. Te quería consultar cómo hiciste para conseguir el Renagel. Tengo entendido que es carísimo, y muy probablamente mi Obra Social no quiera cubrírmelo, y como ya estoy a punto de iniciar una acción administrativa para obligarlos a que me cubran los estudios pre trasplante (y el tfrasplante también) en el Hospital Alemán, quería saber algo más sobre esto, ya que en una de ésas me veo obligado a hacer una acción paralela por este asunto.

    Te mando un abrazo y gracias.

    Alejandro.

    Comentario por Alejandro Marticorena — febrero 21, 2008 @ 12:33 pm | Responder

  2. amigo que buena atencion hay en el hospital de argentina estube leendo un comentario asi fuera aca en peru bay enzo

    Comentario por enzo rospigliosi zapata — enero 6, 2009 @ 10:49 pm | Responder

  3. Hola Beto;

    Hace ya 10 años que dializo en Fresenius Mansilla y me permito hacerte llegar algunos comentarios.
    En este centro somos arededor de 50 personas por turno y lunes, miercoles y viernes, hay 4 turnos de pacientes. Como vos relatas existe una sala grande divididas en “salas mas pequeñas”. Las tecnicas en general son mas “frias” que en otros centros. No todos los turnos son iguales y puedo asegurarte que de haber caido en el “mio”, otra seria tu impresion.
    Que te atendieran tres medicos un dia sabado, fue pura casualidad!. No porque fuera sabado, eso tampoco ocurre los dias de semana.
    A la tecnica que te atendio le dicen Maisa. Se llama Maria Isabel y si es verdad que esta participando del protocolo de ensayo del nuevo medicamento. Dos por tres nos abandona para atender a sus “mutantes” como yo los llamo a los pacientes que participan del experimento.
    Del centro de dialisis en particular, no tengo quejas,es un muy buen centro,aunque siempre hay cosas que se pueden mejorar. Tambien es justo decir que “la calidad” de atencion ya no es la misma que la de años atras.
    Es verdad que cuando el calambre es “chico”, te cortan la ultrafiltracion. Cuando esto no resulta efectivo te pasan lo que haga falta de solucion fisiologica. En centros del interior del pais alguna vez me han hecho masajes para los calambres…aca jamas.
    Bueno Beto, un gusto hacerte estas lineas y quedo a tu disposicion.
    Te mando un abrazo.
    Juan.-

    Comentario por Juan Pablo Catuzzi — abril 26, 2009 @ 12:05 am | Responder

    • JUAN: Ante todos gracias por comunicarte. Como dije en mi post, sólo me dializé un solo y único día. Estoy acostumbrado a la vida algo más tranquila de la ciudad del interior (lamentablemente en el tema de seguridad estamos casi igual que allá, te asaltan a cualquier hora).
      Y no te preocupes. Acá pasa lo mismo respecto a los médicos. El médico firma el peso, te pregunta cómo estás (pregunta de rutina) y después rogás que no te pase nada en diálisis porque ni noticias del médico. Encima los fines de semana APARTE tienen que ir a recorrer las salas donde están los pacientes internados.
      Quizás ese día fue algo particular, no lo sé. A mi me gusta mucho hablar y soy en general una persona extrovertida y me encanta socializar.
      Y acá tampoco te hacen masajes en los pies (¿dónde hacen eso?), lo que sí te pasan solución fisiológica. En realidad me explicaban ambas técnicas son válidas. La de dejar de pasar líquido (o sea dejar de sacarte peso) por lo que al final de la diálisis seguramente pesarás algunos gramos más o bien el pasarte líquido, que tiene el mismo efecto.
      Lo que sí pude observar es que es todo muy rápido. Al final de la diálisis te despachan “al toque”. Acá no. Se espera que no sangre más el paciente. Hay pacientes que se quedan unos 45 minutos después de diálisis porque sangran mucho. Otra cosa es que sí los técnicos acá son más humanos o más cercanos a nosotros. Nos contiene y nos dan valor y esperanzas. Siempre con algo para decir que nos levanta el ánimo. Acá te controlan antes, durante y después de la diálisis. Durante la diálisis cada hora te toman la presión y a veces (si es necesario) la temperatura.
      Otra cosa negativa acá es que pedí hace dos meses poder conectarme a su red wifi de internet y todavía me dan vueltas…

      Saludos!

      Comentario por betoreyna — abril 27, 2009 @ 12:11 pm | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: